Junto con mis colaboradores, hemos pensado proponer hoy: renovar la oración por el Sínodo de los Obispos sobre la familia. Lanzamos de nuevo este compromiso hasta el próximo octubre, cuando tendrá lugar la Asamblea sinodal ordinaria dedicada a la familia. Quisiera que esta oración, como todo el camino sinodal, sea animada por la compasión del Buen Pastor por su rebaño, especialmente por las personas y las familias que por distintos motivos están “cansadas y agobiadas, como ovejas sin pastor”. Francisco -papa

 

Jesús, María y José,
contemplamos en vosotros
el esplendor del amor verdadero,
nos dirigimos a vosotros con confianza.

Sagrada Familia de Nazaret,
haz que nuestras familias sean también
lugares de comunión y cenáculos de oración,
auténticas escuelas del Evangelio
y pequeñas iglesias domésticas.

Sagrada Familia de Nazaret,
que nunca más en las familias haya
violencia, cierres y divisiones,
cualquiera que haya sido herido o escandalizado
tenga pronto consuelo y sanación.

Sagrada Familia de Nazaret,
que el próximo Sínodo de los Obispos
despierte en todos la conciencia
del carácter sagrado e inviolable de la familia,
de su belleza en el plan de Dios.

Jesús, María y José,
escuchad, responded a nuestra súplica. Amén